Back to top

Las apuestas deportivas quedan fuera de juego

Publicat per Carlota Palma el 03-09-2021

En los últimos años nos hemos acostumbrado a recibir todo tipo de publicidad y uno de los sectores que más esfuerzo ha invertido en dar a conocer sus servicios es el de las casas de apuestas y los juegos de azar. Aun así, el lunes 30 de agosto el Ministerio de Consumo hizo oficial la restricción de la publicidad de estas empresas y prohibirá su exhibición en cualquier tipo de recinto deportivo o utilizar la imagen de famosos para hacer publicidad, entre otros.

A pesar de que el sector del juego online ya tenía trabas para emitir campañas publicitarias el pasado año, 2020 fue la temporada en la que se llegó a la cifra récord de inversión. En total, las casas de apuestas online destinaron 462 millones de euros para acciones de marketing, 90 millones más que en 2019 (+24%). Los ingresos de este tipo de compañías calculados por el Gobierno fueron de 850 millones de euros, un 13% más que el año anterior. Un factor que permitió ese crecimiento fue que se quiso modificar la Ley 13/2011 de 27 de mayo de regulación del juego, pero finalmente no se aplicaron los cambios en dicha normativa.

El Ministerio de Consumo ha publicado el Informe del Jugador del 2020, donde expone varios datos sobre el sector de las casas de apuestas y los juegos de azar. Se expone que en 2020 hubo 1.481.727 jugadores activos (+8.36% respecto a 2019), de los cuales un 82.3% fueron hombres y 17.7% mujeres. De media, el tiempo de actividad por jugador es de 4.74 meses, y el gasto neto medio es de 533€ (44.5€ al mes o 17.3€ a la semana).

La mayoría de los jugadores (60.8%) se enfocan en un único segmento (39.8% apuestas, 1.4% bingo, 9.1% casino y 10.5% póquer), aunque las apuestas es el segmento en el que participa un mayor número de personas (1.046.427 jugadores). En parte, porque es el juego que más se publicita, por ejemplo, en los equipos de fútbol profesionales, en la televisión o a través de publicidad programática (digital).
 

Regulación de la Ley 13/2011 de 27 de mayo

La participación en juegos de azar está muy arraigada en la cultura. Un ejemplo de ello es echar la quiniela los fines de semana o comprar el gordo de navidad con la ilusión de que algún día toque. A pesar de que parecen nimiedades, resulta realmente sencillo engancharse a un juego donde no hay nada que demostrar y que promete ser una forma fácil de alcanzar tus sueños. Es por ello que el deseo de tentar a la suerte y ganar sin esfuerzo resulta tan ambicioso para algunos.

La publicidad de las casas de apuestas y juegos de azar refuerza el ideal del vencedor, donde cualquier persona puede ganar millones de euros apostando pequeñas cantidades de dinero. Es por ello que actualmente hay 680.000 personas ludópatas en España, y cada año crece la cantidad de jugadores que apuesta por los juegos de azar (sobre todo jóvenes y personas limitadas económicamente).

Con el fin de paliar los efectos negativos de los juegos de azar, el Gobierno ha aprobado definitivamente la Regulación de la Ley 13/2011 de 27 de mayo, donde se restringe la publicidad de este sector. Concretamente, la remodelación gira en torno a seis vértices:
 

Cuadro-resumen de las restricciones de la Ley del Juego del Ministerio de Consumo

Básicamente, el objetivo de esta regulación es proteger a los menores y las personas adictas al juego de concebirlo como una forma fácil y rápida de conseguir dinero. Además, con la prohibición del patrocinio deportivo y el uso de la imagen de personajes famosos será más sencillo desvincular la concepción positiva de las casas de apuestas. Consecuentemente, la publicidad del sector queda relegada a un segundo plano, en el que solo debería llegar a adultos que consienten este tipo de comunicación y puedan demostrar que no tienen patologías derivadas del juego.
 

El caso del fútbol: la miel de las apuestas

La restricción de la publicidad de los juegos de azar afectará a muchas empresas que aceptan estos patrocinios a cambio de retribución económica: por ejemplo, páginas en las que se colocan banners publicitarios o programas televisivos que contienen una careta. Aun así, uno de los sectores en los que notaremos un gran cambio serán los deportes. En España, se traduce principalmente en el fútbol.

El patrocinio del juego de azar dejaba en La Liga unos 90 millones de euros al año, que no se suplirán por igual. Las pocas alternativas a la generosa aportación de las casas de apuestas y la escasa diversidad de grifos de financiación son dos de los males de la salud financiera de los clubes españoles.

Nueve de los 20 equipos que componen La Liga Santander llevaban en la camiseta como patrocinio principal a una casa de apuestas: el Valencia (Bwin), el Sevilla (Marathonbet), el Betis (Betway), el Granada (Winamax), el Levante (Betway), el Alavés (Betway), el Cádiz (Dafabet), el Espanyol (Betway) y el Mallorca (Betfred), los dos últimos recién ascendidos de segunda división. La cifra es todavía mayor si se tiene en cuenta clubes que tienen patrocinadores secundarios o acuerdos comerciales con plataformas de juego. En total había 24 equipos entre primera y segunda que tenían publicidad de casas de apuestas en sus equipaciones. Algunos de ellos ya han anunciado los cambios, como el acuerdo del Espanyol con Riviera Maya, el Betis con Finetwork, el Levante con Gedesco, el Sevilla con Naga o el Valencia con Chilliz.

 

Un gran cambio para la publicidad

La restricción anunciada por el Gobierno supondrá un claro cambio para la publicidad de este siglo. Aun así, no podemos determinar cómo afectará a la cantidad de personas que siguen jugando en casas de apuestas. Por otro lado, el conjunto de profesionales de la publicidad y personas afines a este cambio verían correcto aplicar las restricciones a otros sectores como el tabaco o las bebidas alcohólicas. ¿Creéis que algún día se aplicará la normativa a estos sectores?

+1
3


0 Comentaris

Encara no hi ha comentaris, però pots afegir el teu!